sábado, 5 de septiembre de 2015

Editorial: Música y Escandalo!

Hace algunos años "el escandalo" era un aspecto circunstancial de la "show biz" musical, hoy es -lamentablemente- más importante que la música.

En décadas anteriores la situaciones escandalosas en que se involucraban algunos personajes de la música eran manejados a la vieja usanza, con estrategias de control de daños, y como los medios de comunicación no tenían la inmediatez de hoy, tenían otro impacto y vigencia. Hoy es completamente diferente. 

Hay tanta música que la forma más rápida de consolidar a un artista es generando escándalos que poco o nada tienen que ver con la música. Se acabo la controversia que generaba la letra de una canción o su letra... hoy todo es escandalo alrededor del personaje, de su imagen y no de su trabajo.

Esta situación no es algo que se deba únicamente a las redes sociales... vienen desde años antes, desde que el "formato físico" con los que se distribuía la música quedaron relegados por los medios digitales... hoy "un disco no se puede tocar con las manos", las canciones van y vienen por múltiples medios, se comparten hasta por whatsapp... vamos, ya no es necesario ni siquiera tomar algo de tiempo en buscar un buen torrent para descargar un disco completo con buena calidad de compresión y el arte completo. Ya no es necesario pasar el disco de la PC al reproductor de MP3... es así como "le dejamos de dar valor a la música" y es por eso que ahora el valor se lo debe ganar el personaje con sus "hazañas" para generar "interés" en escuchar sus canciones.

No hay forma  de poder escuchar un disco de 45 minutos en 3... no hay forma de que una canción de 3 minutos sea apreciada por nuestros sentidos en 1... la música de calidad se sigue produciendo aquí y allá, y el reto es encontrar una estrategia para que vuelva a tener ese valor de antaño, cuando los discos se atesoraban, se les dedicaba un espacio estelar en la habitación y era algo para presumir y orgullecerse.

Sigo pensando que todos los discos deberían tener un "behind the scenes" de 10 o 20 minutos mostrando escenas y registrando comentarios de los musicos para enriquecer el contenido y potencializar la experiencia de escuchar un disco. Sigo pensado que el documental musical es el siguiente gran medio para difundir  música nueva y no nueva.