sábado, 5 de marzo de 2016

Editorial: Las reuniones de excompañeros de la escuela...

Todo sucede por alguna razón, lógica, "explicable" y "facilmente entendible"... si después de salir de la prepa o la universidad quienes más que compañeros fueron amigos en esos tiempos de estudiante hay una razón que no debe ser nada complicado descubrir... y entender. 

"El mundo es sencillo, nosotros lo hacemos ver complicado..."

La nostalgia es -en mi opinión- uno de los principales defectos del ser humano y un cancer de nuestro tiempo. Las nostalgia se ha convertido en una costumbre que nos ha implantado la creencia de que en esta sociedad -corrupta y putrefacta- a partir de cierta edad ya no podemos tener interés por experimentar cosas nuevas y pasamos al "modo adulto" de realmente creer que "cualquier tiempo pasado fue mejor", y esta consideración llevada al entorno de las reuniones de "ex-compañaeros" de escuela no es nada agradable.

Si dejaste de frecuentar a tus amigos de la universidad es porque al salir del entorno de la escuela se dejan de tener intereses en común y se pierde también el interés de seguir conviviendo. 
Por un lado aun más sincero, directo y sin miedo a herir suceptibilidades... una de las principalmente razones para atender dichas reuniones es el morbo... de enterarnos de que tan mal les han ido  a los excompañeros de la universidad en el mundo real. Bajo esa premisa resulta mucho muy desagradable encontrarnos con que el más "pendejo y huevon" le ha ido mejor que al que salio con promedio de excelencia y mención honorífica... o mejor que... a mi.
No debería ser tan difícil de entender, no debería darnos pena aceptarlo y no debería ser desagradable reconocerlo. 

Vengo de una generación que tenía la misión de siempre ver "lo mejor de los demás"... algo que al final no sirve para nada.