lunes, 11 de julio de 2016

Diario de un imbécil en formación.

Me genera harta hilaridad leer "la columna de opinión política" de un conocido que llego a la administración pública de la mano del "gobierno del cambio" y se sorprendio cuando le dieron las gracias y entonces -en sus palabras- "el gobierno siempre no cambió tanto". Me divierten sobre manera los ensayos donde recorre de forma ingeniosa los ultimos vestigios de posibilidad de regresar al servicio público agarrado de alguna de las escasas posiciones que logró el partido con el que publicamente simpatiza. Que cada quien haga de su culo un papalote.

El facebook no deja de sorprenderme y más ahora armo concursos ficticios para premiar a los post con categorias imaginarias como: "Galardon al post más forzado" o "Premio al vídeo más divertido de gatos". Mi categoria más recurrente es la de "Premio al Facebookero que ya se cree estrella" porque tienen muchos amigos que le comentan mucho en sus post. Tristemente hoy en día decir estupideces en redes sociales es "generar contenido para una audiencia siempre hambriente de risas" y que se complacen con cualquier mierda.

Me sorprende que en tan poco tiempo las generaciones "en activo" hayamos logrado echar a perder el Interet. 

Dato de trivia: El Internet se anunción publicamente en 1991, pero de ese año y hasta finales de los 90´s era muy aburrido y no interesaba a nadie.

La cultura no se promueve con post o tuits retadores criticando a "los ignorantes" que prefieren ver fútbol y telenovelas. La cultura se vive, se respira, se come y sobre todo se honra... siendo las redes sociales el medio con más exposición hoy en día lo "inteligente" sería aprovecharlo para bien. Consideremos que "el bien" solo lo decido yo y el mejor consejo que puedo dar sobre este tema en partícular es "guardate tu vída y opiniones para ti" es lo mejor que puedes hacer.

Regresaron mis amigos de lanzadores.net... no es su sitio Web oficial pero ya tienen un espisodio de su Temporada 2: http://omnyapp.com/shows/lanzadores/s02-e01-joya-lie

Fin temporal.