martes, 25 de noviembre de 2014

Editorial: Contraste de información... or die.

El contraste de información de diversas fuentes informativas es elemental hoy en día para tener o cuando menos pretender tener la película completa de lo que acontece en el país sea cual sea el tema de nuestro interés.

Las redes sociales lo facilitan aun más... basta con seguir a periodistas y personajes con una opinión digamos "formada", que estén claramente identificados con tal o cual partido para leer sus comentarios, enterarnos de la publicación de sus columnas y hasta agarrar el chisme de primera mano cuando se enfrentan entre ellos, o con usuarios apasionados random de las mismas redes.

Por otro lado, es necesario entender una premisa fundamental de la información:

"Informar es negocio, ofrecer noticias es negocio y usar las noticias para cargar la opinión publica en tal o cual sentido... es -adivinaron- NEGOCIO".

Es muy sencillo tener una opinión, cualquiera la tiene... pero tener una opinión fundamentada ya no lo es tanto... y leer, pues que hueva no?

A todos los mexicanos nos encanta manejarnos como conocedores de TODOS los temas actuales de país y de la política no es la excepción. Ah como nos gusta a los mexicanos informarnos del acontecer político por pláticas de sobre mesa... y ya con eso estamos listos para "el debate" dando por sentado que "debate" es cuando "yo tengo la razón y si no te insulto". 

Ni López Doriga es el dueño de la verdad (o la mentira) y tampoco lo es Aristegui, ambos comparten y compiten en el mismo negocio y para que para ambos resulte lo suficientemente lucrativo lo que tienen que hacer y hacen, es servir a diferentes clientes, intereses y carteras, y con esto último no estoy insinuando que se les paga para favorecer a tales o cuales personajes y/o partidos, no, simplemente que sus ingresos vienen de gentes/grupos que coinciden con el manejo que hacen de la información. 

Quienes se quejan de la manipulación de Televisa y quienes se sienten orgullosos de ser simpatizantes de Carmen Aristegui son iguales, son los mismo que se informan con encabezados de noticias, con verdades a medias (que también son medias mentiras) y que se creen todo lo que leen en las redes sociales mientras vengan de personajes que cuando menos ellos respetan y consideran lideres de opinión.

El secreto esta en el contraste, de la diferencia entre lo que informa López Doriga y Aristegui (y otros) podemos sacar cuando menos un poquito de objetividad y algo de verdad, y si no... cuando menos podemos identificar facilmente los intereses que se están enfrentando en tal o cual "pleito", donde ambos personajes de la noticia no son otra cosa que "mensajeros".

Finalmente lo más importante es lo que tu piensas... o no.