viernes, 6 de noviembre de 2015

Editorial: En Culiacán el hámster mental corre en camara lenta.

Mientras la ciudad se llena de "publicidad disfrazada" de servidores públicos en funciones que buscan el siguiente puesto los pintorescos culichis se deshacen en quejas porque "las calles tienen muchos baches" y se van a la yugular del actual edil municipal que dicho sea de paso también anda "pre-encampañado".

"Habría que animarse a mirar afuera de la caja en vez de buscar con que tapar el hoyo..."

Primero que nada: El grave problema de los baches que se presentan en las principales calles y avenidas de la ciudad es producto de trabajos deficientes realizados en muchos trienios anteriores... si bien es cierto que la autoridad en turno debe "repararlos", deberíamos entender que culpando solo al presidente municipal actual estamos permitiendo que las administraciones anteriores se laven las manos y "se salgan con la suya". Hay que entender que "la obra pública" que lleva a cabo el gobierno es el principal medio para "manotear" recursos públicos... pero eso ya es otro tema.

De regreso al tema del hámster mental culichi...

Muchos de mis politólgos locales amateurs de redes sociales muy favoritos y el público en general hace bien en señalar que los actos anticipados de campaña están a la vista de todos y "que no somos tontos" como para no darnos cuenta... lo curiosos es que si, si somos tontos... muy tontos de hecho, porque la queja, el señalamiento, la foto convertida en "meme" compartida en redes sociales no es otra cosa que publicidad... lo que quiere decir que le estamos ayuadando a promocionarse y el único costo es nuestro coraje y "nuestras quejas vertidas en un post de facebook o en un tuit en Twitter".

Vivimos con tal inconformidad que la mínima chispa nos enciende y cuando la motivación de nuestra acciones es el coraje no hay lugar para "ser inteligentes ni analíticos", todo lo contrario... nuestros reclamos son peor que berrinches de niños mimados y lo único que logramos son algunos "likes", "retuits" y comentarios de gente igual de enojada que nosotros.

Pero entonces: ¿Cuál es la solución? - ¿Qué deberíamos de hacer? - ¿Nada?

"Nada" es una palabra muy fuerte, se puede hacer nada y al mismo tiempo estar haciendo algo y viceversa. Hay muchas formas de hacer "algo" contra acciones de nuestros servidores públicos... lo malo es que por lo regular son actividades "aburridas", que requieren tiempo y no tienen "exposición en redes sociales" donde se confunde "el hacer un post quejoso" con "hacer algo efectivo para cambiar nuestra realidad".

Si y no...

Si - Las autoridades e instituciones de todos los niveles y ordenes de gobierno y la clase política en general atraviesa una grave crisis de credibilidad. Me refiero al Gobierno Federal, a los Gobiernos Estales y Municipales, al Congreso de la Unión y todos los Congresos Locales, me refiero también a todos los partidos políticos e incluso a los funcionarios públicos que llegaron a la silla en la modalidad de Candidaturas Independientes... si, me refiero a todos sin excepción.

No - Los ciudadanos nos vamos a cambiar nada a base de chistes y memes. La opinión pública se siente "empoderada" con la creencia de que las redes sociales "tienen mucho peso" y la verdad es que nosotros mismo nos autosaboteamos.