miércoles, 8 de enero de 2014

Editorial: El Rock en Culiacán


Tenía varios días maquinando un texto sobre lo que es el Rock en Culiacán cuando me encuentro con la editorial de Julian Woodside para la revista Warp titulado "El Indie en México, tan cerca de la industria y tan lejos de su realidad". donde con toda proporción guardada encuentro muchos puntos en común e ideas de como debería de ser y no es el rock nacional y el local, a propósito de lo que ahora comparto aquí.

Si bien no puedo hablar de que en Culiacán exista o haya existido alguna vez "el negocio" dentro del rock local, si hubo varias etapas donde se se genero una escena que bien pudo convertirse en un negocio redituable para alguien... intentos hubo, me consta.



Recuerdo dos reuniones en diferente momentos de los 90´s convocadas por "personas adultas" donde nos invitaban a algunos grupos a participar en un proyecto formal para realizar tocadas donde se cobrara la entrada y se presentara un espectaculo de calidad... cuando menos en cuanto a condiciones: equipo de sonido, escenario, publicidad, el mismo lugar donde se realizaría "la tocada", etc.

El primer proyecto era iniciativa de un reconocido publicista y "monero" local... se realizaron 3 conciertos en un salón de eventos bien ubicado y acreditado. El resultado? Una primera tocada -donde con los ATM le abrimos a Cadaveres- con muy poco público, una segunda con un poco más de gente y una tercera donde hubo mucha, mucha gente para ver a Heaven... lo que no fue del todo bueno, ya que en un momento de la tocada empezaron a aventar las sillas y destruir el mobiliario del lugar... se podría decir que fue un gran error de la organización al no guardar las sillas y mesas en otro lado, pero lo hicieron a un lado "para que no estorbaran el slam", que en esa ocasión incluyo "lanzar sillas y mesas". Todo esto conjugado marco el fin del proyecto.

El segundo proyecto fue iniciativa del dueño de un bar venido a menos. Por años fue "LA DISCO de moda" para "los fresas culichis", pero como suele suceder con ese tipo de negocios perdió popularidad ante la aparición de nuevos "antros". Entonces buscando un segundo aire busco atraer a la comunidad rockera, ofreciendo a los grupos que se interesaran en tocar el 80% de la venta de boletos. El lugar contaba con un PA bastante descente para la época y los grupos solo tenían que llevar sus instrumentos. Funciono un par de años pero nunca logro consolidarse.

Hubo una tercera iniciativa... muy ambiciosa en su momento, al armar un festival donde incluso vinieron a tocar a Culiacán grupos de otras ciudades de Sinaloa y de otros estados. Fue un buen evento con muchos grupos y buen sonido, que duro toda la tarde de un sábado y parte de la noche, pero... al tiempo, "la elite rockera local" acuso al organizador de "hacer dinero" a sus costillas.

Despues de eso nada...

"Con mi proyecto Ultrasónico logramos grabar un disco editado con un tiraje de 500 casets, logramos organizar cierta promoción tocando pero se nos acabó el gas a falta de retroalimentación que motivara a nuestro EGO, a veces indispensable para sentir la necesidad de seguir. En aquel entonces teníamos una "enorme facilidad" para hacer "enemigos"... ya sea porque se nos catalogaba como "fresas", o porque nos negábamos a prestar "todo nuestro equipo" a grupos que no tenían "como si eso fuera nuestra culpa" y rehuir a la convivencia con algunos "que vivían el rock más intensamente"... "If you know what i mean"...

Desde entonces -los de Ultrasónico- nos retiramos de la escena, cambiamos alineación por el cambio de residencia de dos integrantes y nos enfocamos a conseguir equipo para grabar con buena calidad, algo que logramos en el 2003 y que es parte de otra historia que no tiene nada que ver con esto que escribo ahora, pero lo comento para ubicar mi papel en todo esto...".

Intentos de hacer comunidad entre grupos hubo muchos... desde 1992. Todos esos intentos fracasaron. Nunca nos pudimos poner de acuerdo... podría culpar a "la soberbia", pero dudo que muchos supiéramos lo que era "la soberbia" entonces.

La Naranja Mecánica logro grabar un disco con una disquera "grande" y salir en el MTV... a la fecha y pese a todo, son el garbanzo de a libra del rock local. Este acontecimiento sigue marcando a muchos de los sobrevivientes de esa generación rockera de Culiacán, a quienes celebramos ese logro y aun más para sus detractores.

Todo esto como antecedente para comentar lo que sigue...

Me parece increíble que HOY  todos los que teníamos grupos entonces sigamos sin reconocer todo lo que hicimos mal...

  • Seguimos dividiendonos por géneros, por formas y habilidad para tocar... por conocimientos teóricos y por cualquier cosa que nos sirva de pretexto para juzgarnos y vernos como adversarios y diferenciarnos.
  • Criticamos a los grupos de covers, en lugar de reconocer que ha sido una movida ingeniosa para "sacarle dinero al hobby" y de cierta forma vivir el rock and roll.
  • Criticamos a quienes tocan covers... pero también hacemos pedazos la música original de otros grupos, o ni siquiera nos molestamos en escuchar.
  • No tengo palabras para describir lo que representa para mi el "Vivir con resentimientos y complejos de adolescente a los 35-45 años de edad" aun cuando siendo músicos pretendamos ser "jovenes forever".
  • Siempre nos quejamos de la falta de espacios, y cuando hay algún buen evento no vamos si no tocamos.
  • No entendimos antes y no entendemos ahora que si como músicos también fuéramos público de otras bandas, los conciertos podrían ser sino mejores, si con mejor asistencia, lo que puede motivar a otros a asistir.
  • Y la cereza del pastel... seguimos sintiéndonos tan importantes que "los organizadores de eventos hacen todo por relegarnos y no tomarnos en cuenta" y todos los integrantes de otros grupos "nos odian".

Hoy hay una oportunidad de que algo bueno suceda para el rock local... misma oportunidad que ha existido en cada uno de los años anteriores.

El problema no han sido la falta de espacios, ni la falta de apoyo de instituciones culturales... esos son solo pretextos para justificar la mediocridad que todos compartimos en cuanto a lo que esperamos que suceda como por arte de magia con el rock local.

El problema... quiero dejarlo muy claro, el problema somos NOSOTROS, todos quienes tuvimos y/o tenemos un grupo y nunca logramos superar todos esos complejos y la tonta idea de que esto es una competencia y/o un concurso de popularidad.

Ni siquiera tenemos que ser amigos... simplemente respetarnos como personas y respetar el trabajo de los demás.

Hay nuevos grupos en la escena... ¿A poco no estaría poca madre juntarnos los grupos de antes que seguimos tocando con los nuevos grupos para aprender los unos de los otros y que la experiencia y las ganas de hacer las cosas se conviertan en algo tangible?

Finalmente, los grupos que en los últimos años han tocado mucho, y/o grabado discos y/o viajado a tocar a otros lugares y/o difundir su música por Internet... lo han hecho porque quieren, porque pueden y porque han trabajado para eso, y hoy a diferencia de hace 10 años, la gente que le gusta restar no ha podido hacer nada para evitarlo... sospecho que quizá sumar sea más notorio e importante.