jueves, 20 de marzo de 2014

Editorial: Opinar Sobre Todos los Temas. Lo de hoy.

No debería ser difícil opinar sobre cualquier tema, más hora en tiempos de redes sociales donde hay que estar vigente, comentar el tema del momento para mantener la confianza de los seguidores y en algunos casos excepcionales para tener el chiste nuevo antes que nadie, nada más importante que eso.

Para opinar sobre cualquier tema lo principal es estar enterado, leer los portales de periódicos y otros medios informativos o informarse por medio de alguna estación de radio por Internet o algún vídeo de youtube... después hay que comprender lo que se lee, lo que se ve y lo que se escucha. Ya si nos interesan las noticias digamos extremas o increíbles siempre hay que verificar las fuentes, no vaya a ser que las noticias de el Deforma se conviertan en nuestro dolor de cabeza al darlas por buenas en nuestras redes sociales.

Las noticias no tienen porque ser divertidas ni escandalosas, no tienen porque convertirse en el tema de conversación del momento y de hecho no lo hacen. Si bien es cierto que las redes sociales registran mayor actividad ante noticias de gran impacto también hay que reconocer que casi siempre la conversación se desarrolla como una derivación de la noticia, cuando cada quien pone de su cosecha, cuando se vierte una opinión y un juicio, cuando se agrega impresiones personales y lejos de hacer una análisis o interpretación se termina por deformar la noticia original... muchas veces por desconocimiento y a veces por simple chacoteo.

En algunos es casos cualquier transformación que se realice de la noticia resulta irrelevante, no pasa de un circulo de amigos de Facebook o seguidores de Twitter, ¿Pero qué pasa cuando alguien confunde comentarios chacoteros con información?

Uno de mis placeres culpables es encontrar tremendamente divertido leer comentarios de personas que culpan de todo al Gobierno. Personas que no tienen la menor idea de la diferencia entre los Gobiernos Federales, Estatales y Municipales y sus áreas de competencia, mucho menos saben la diferencia entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial y lo que hacen, y mucho menos saben lo que hacen los Senadores y Diputados Federales y Locales, menos el Cabildo Municipal, los Regidores y un largo etcétera.

Si bien la situación del país da píe a todas esas actitudes de enojo y contrariedad, el séntido común y la información pueden aportar claridad de ideas y capacidad de análisis... herramientas indispensables para hacer mejores chistes sobre lo que pasa.