jueves, 24 de agosto de 2017

"El éxito es un accidente".

Cuando un músico termina de hacer un disco y sale a dar entrevistas y conferencias de prensa para promocionarlo arranca un proceso de intelectualización del trabajo creativo vertido en la obra que en raras ocasiones es proporcional al disco.

Hay músicos que disfrutan de hacer prensa y hablar maravillas del trabajo propio y en contra parte hay personajes que literalmente establecen en sus condiciones contractuales no hacer entrevistas nunca. 

La fama juega un papel extraño aquí... pero no importa, igual no voy considerarla como un factor en esta idea revuelta.

No son pocos los discos que escuche por haber leído antes alguna entrevista en una revista... la impresión que me dejaba la entrevista no correspondía a la música... no puedo culpar al artista de hacerme de una idea equivocada sobre su trabajo a partir de sus declaraciones y respuestas, tampoco se puede esperar que alguien se capaz de describir cabalmente el sonido.

El éxito de un disco no puede ser anticipado. Hay discos que hoy son leyendas por el éxito logrado porque nadie lo esperaba y viceversa... discos que son históricos pero por ser grandes fiascos.

Los discos muy exitosos tienen en todos los casos algo en común... le gustaron a mucha gente al mismo tiempo.

Hoy quizá ya no podamos hablar de discos sino de canciones... supongo que los próximos "One Hit Wonders" serán canciones a las que el gran público hará famosos sus primeros 15 segundos o algo así.