miércoles, 13 de abril de 2016

"Los valores en tiempos locos".

Esta bien, "estamos todos bien enojados" y eso está más que claro... las redes sociales no solo dan cuenta de tal inconformidad sino que además la amplifican.

Esta bien, "el gobierno no sirve para nada y es corrupto"... es cierto, las actuales autoridades no están a al altura de las circunstancias, es evidente su falta de capacidad para enfrentar los retos de la economía global y los problemas "modernos"... pero aunque cueste trabajo ser concreto cuando se esta enojado "generalizar a lo pendejo" solo nos hace ver como eso último. Cuando menos así lo pienso yo. 

Vivimos en tiempos locos donde "ser famoso en redes sociales", "quejarse por todo" y "juzgar las acciones de los demás" -en redes sociales- son cosas que hacemos o vemos todos los días y a todas horas.

La educación y valores se notan en la forma en que reaccionamos cuando estamos enojados.

¿Y los limites?

Llama poderosamente mi atención la gente que sube sin ninguna reserva sube fotos o vídeos a sus redes sociales donde otra persona o personas aparecen "haciendo algo mal", y que lo hacen por puro protagonismo y lo que menos se busca es "justicia"

Llama aun más mi atención los comentarios que acompañan las fotos/vídeos donde se juzga y se sentencia en la mismo oración, se señala, se insulta y/o se hace burla de la acción evidenciadas como si todos tuvieramos la calidad moral para señalar, juzgar y acusar... pero me sorprenden aun más los comentarios donde se solicita y/o se incita a amigos, conocidos  y/o seguidores a ciber-linchar al "infractor".

Estamos hablando que vivimos en tiempos donde la lucha es todos contra todos y no se busca quien la hizo sino quien la paga.

Primero pensaba que esta situación era producto del enojo generalizado, pero a ultimas fechas es evidente que para muchas personas "la justicia es la venganza de los buenos" lo que no es otra cosa que la antesala del caos.

"Sed de justicia", "ego" y "búsqueda de popularidad" son una combinación que va a destruir a la civilización... no tardaremos mucho en querer imponer la ley del más fuerte como una estrategia para imponer nuestra verdad y razones a los demás... por su bien.

Hoy más que nunca hay que escuchar a la voz interior que nos llama a la mesura, a la calma y a privilegiar el diálogo y el sentido común... esa voz es la voz de la educación que nos inculcaron en casa... si no la escuchas pues... ni hablar, alguien tienen que ser el causante del fin del mundo.