martes, 26 de junio de 2018

Producir un disco...

La industria discográfica nos enseño -mal- a varias generaciones que para producir un disco se requería de un presupuesto estratosférico, un productor de renombre, un estudio bien equipado no solo para grabar las canciones sino también con todas las comodidades para pasar "un buen rato", además de contar con la seguridad de que el disco grabado sería lanzado con una enorme campaña promocional que haría que la gente se volviera loca con el disco si o si.

Fuimos muchos los que nos creímos que grabar un disco era hacer arte de forma y libre y  "puro disfrutar"... hoy tras leer múltiples entrevistas y ver muchos documentales sobre grabación de discos, sobre grupos y músicos, productores y compasáis disqueras y hasta docuementales sobre tiendas de discos, se que la realidad era otra.

La realidad que muchos grupos y músicos vivieron, fue que al entrar al estudio tenían que llevar al menos 3 canciones que funcionaran como sencillos. El productor además de canalizar la creatividad se encargaba de "presionar" a los músicos para entregar canciones con alto potencial comercial. El prepuesto para la grabación del disco se convertía -en cuando los músicos ponían un pie en el estudio- en una deuda que habrían de pagar con las ventas del disco grabado tras su lanzamiento, una vez cubierta la deuda los músicos podrían recibir regalías tan elevadas como 10 centavos por cada disco vendido.

Como en todo hay excepciones, hay también numerosos casos de grupos y solistas para quienes el esquema de la industria del disco de entonces realmente les funcionó, crearon obras maestras con toda calma, confianza y libertad creativa logrando incluso que la disquera no se metiera en nada del proceso creativo... y también hay numerosas historias de discos que jamas vieron la luz porque al final las mentes comerciales de las disqueras no les daban luz verde... quizá ese material es el que lanzan como música inédita cuando un artista muere.

 Viviendo en el hoy.

Faltan algunos años para que las generaciones que no tendrán reservas para grabar un disco en casa para distribuirlo entres sus amigos lleguen a nuestra realidad.

No estoy seguro si dentro de unos años la música seguirá siendo importante para las personas.

Lo que si se es que el rock se está tardando en hacer presencia en esta década, quiza si todos los grupos de rock produjeramos un disco de aquí a fin de año...