viernes, 10 de octubre de 2014

Editorial: Distribuir La Música que se hace.

Lo he comentado antes y lo vuelvo a comentar en versión "frase celebre" aquí y ahora: "El Internet no resultó ser ese escaparate para la música independiente que muchos predijeron y muchos otros esperábamos".

El Internet es muchas cosas, para efectos de distribución de música es un medio para llegar a manos/oídos de persona interesadas... y lo complicado es  como siempre lo ha sido, generar ese interés por escuchar y en su caso descargar o comprar la música.

Hay que saber ubicar al enemigo a vencer de forma efectiva y real, y con esta consideración en pleno sentido figurado es necesario entender que el enemigo a vencer no es la música comercial que tienen plena presencia y dominio en los múltiples servicios de Internet, tampoco es la falta de interés de gente... el enemigo a vencer es la incapacidad de mostrar la música de forma atractiva y por los medios correctos, considerando que en estos días los medios correctos son los mismos medios que utilizan los profesionales de la música para distribuir su música.

Aunque el enemigo a vencer sea la falta de capacidad que tiene un proyecto de música independiente, la referencia automática es la música comercial y su aparato de promoción. 

¿Donde queda la música independiente si utiliza los mismos servicios disponibles en Internet que "las otras músicas" para darse a conocer?

Por otro lado...

Suponiendo que se logre idear una estrategia para hacerse notar y generar interés en escuchar la música, es muy difícil convertirse en "un personaje o grupo influyente" desde la independencia sin que se vea como que lo que se pretende es entrar a las liga de los grupos comerciales, y mientras más grande sea el esfuerzo en demostrar esa condición de independiente más falsa parecerá la postura".

Hoy por hoy no hay servicio que ayude a que un proyecto musical se muestra tal cual es, y al "hacer música" lo que por todos lados se entiende que lo que se busca es "el éxito". Para bien o para mal.

Momento de conclusiones...

Finalmente creo que la música independiente debe abrir sus caminos y no caminar en paralelo que la música comercial esperando que en algún punto ambos caminos se crucen. También... para bien o para mal.