jueves, 4 de enero de 2018

La definición de Amnistía.

La definición de "amnistía" es lo que menos importa, en estos momentos el tema es darle la definición, el sentido y contexto que mejor convenga. No importa ni la situación actual, ni las implicaciones de la amnistía ofrecida a los delincuentes que tanto han lastimado a muchas familias mexicanas... hoy importa "quién lo dijo primero" y "quién lo dijo mejor". La polarización de la opinión pública no es un fenómeno del momento, es un proceso que ya nadie tiene cuando empezó.

Para muchos mexicanos el gobierno se roba TODO el dinero que reciben de nuestros impuestos. Esos mismo mexicanos están hartos del PRI por los escandalos los de corrupción que conocen gracias a las redes sociales, y que reciben ya "procesados" con su correspondiente "coloreo" y "raja política".

Con lo anterior me veo forzado a aclarar que nadie está defendiendo al PRI, solo estoy criticando a todos esos inconformes, hartos e indignados que no tienen respeto por su propia indignación y no buscan información seria, de fuentes confiables y basan todas sus opiniones en lo que leen en redes sociales de otros usuarios que hacen lo mismo.

Un ejemplo: No todos los casos de "desvio de recursos públicos" implica un robo de dinero por parte de un funcionario. ¿Porqué? revisele... es divertido descubrir cosas.

El clima de descontento que estamos viviendo sería mucho más peligroso para el sistema si estuviéramos verdaderamente informados.

Deberíamos tener claro que el corrupción no solo está en el gobierno... el sector empresarial tienen mucho que ver en el fenómeno, incluso hay empresarios que en otros tiempos se beneficiarion de sus relaciones con el poder para obtener beneficios no solo como proveedores de buenes, servicios y de obra pública sino receptores de "privilegios fiscales", empresarios que hoy son asesores de primer nivel del "cambio verdadero".

No hay salida, pero sigamos echándole ganas a nuestra indignación.