lunes, 2 de septiembre de 2013

Editorial: Los consagrados aburren, los que buscan consagrarse divagan.


En México no estamos acostumbrados a nada, menos a tener un grupo de rock que con una carrera longeva sea capaz de crear nuevas canciones y sonidos que la mayoría de su público quieran escuchar en concierto... antes que los hits gastados y muy tocados.

Luego están los grupos que después de un par de discos si bien no logran consagrarse empiezan a divagar en su propuesta, en algunos casos de forma extrema.

Si a estas dos situaciones sumamos que como público no tenemos lado, tendremos que hacernos a la idea que incluso para las nuevas generaciones, los grupos "más importantes del rock mexicano" son y seguirán siendo El Tri, Maná y Caifanes.

Exagerar y generalizar... para todo.