domingo, 22 de abril de 2012

Artículo: "El tribal o la exageración del crossover"

El "crossover" es un término reconocido para describir ese proceso de mezclar estilos y géneros musicales para obtener algo nuevo. También se ha empleado para describir ese fenómeno en el cual artistas latinos han tomado por asalto al mercado anglosajón llevando en algunos casos esos ritmos que invitan a bailar pero con letras en inglés.

Eso de mezclar géneros musicales no algo nuevo y no es algo malo por definición, al contrario... muchos de los géneros musicales más populares actualmente surgieron del encuentro y fusión de culturas. La música es una expresión de la cultura.

El controversial POP es el máximo ejemplo de la fusión y el crossover. El POP como genero no tiene limites para utilizar elementos de otros géneros, de hecho el POP "puro" no existe.

He escuchado "por accidente" un par de piezas de ese nuevo "género musical?" llamado "Tribal"... y no me ha resultado grato.

No necesito buscar mucho para identificar que se trata de un esfuerzo para fusionar publicos más que géneros musicales.

Un "genero" así es el pretexto perfecto para llevar los sonidos de la banda sinaloense y de la música norteña al pop, al regeton, al hip-hop y de regreso. 

Estamos ante un "genero" sin más identidad que el ser una oportunidad de negocio para promotores y oportunistas.

En los conciertos de los noveles exponentes de este "genero" podremos encontrar público grupero, popero, regetonero y hasta hip-hopero. "Movimientos" que no tienen nada en común, cuando menos en México.

Analizando un poco más no resulta ninguna sorpresa que la música de banda y la norteña -por ejemplo- actualmente no son más que POP tocado con instrumentos tradicionales como la tambora, la tuba y el bajo sexto. 

Salvo algunos notables casos, ya no hay evidencia alguna del valor cultural de esos géneros... ni en la música menos en las letras.

Es así como la música convertida en negocio no hace otra cosa que aniquilar géneros musicales que pueden ser o no, expresiones culturales.

Pero no es queja... son puras ideas sueltas.