lunes, 24 de septiembre de 2012

"No todo es mi asunto" repetir hasta entender.


Poder enterarte de todo lo que pasa en el mundo es cuestión de segundos es una verdadera maravilla... pero no hace mucho que no era así.

Aunque no se acuerde, -no se quiera acordar- o no lo crea -o no lo quiera creer- apenas hace 10 años atrás uno se venia enterando de algo que pasaba hoy al otro lado del mundo en los periódicos de mañana o en los noticieros nocturnos.

Si... todos sabemos que las redes sociales son la maravilla de la llamada Web 2.0 y no hace falta comentario alguno para explicarlas, definirlas o valorar si son buenas o malas como parece la tendencia actualmente.

Mi idea es directa y simple... "El hecho de tener la posibilidad de opinar sobre cualquier tema o suceso no quiere decir que debemos hacerlo".

Desde la falta de información o argumentos hasta lo inútil que puede resultar nuestro comentario debería ser algo a considerar antes de abrir la boca o soltar los dedos sobre el teclado.



"La mesura es un valor perdido cuando debería ser una forma de vida".



"No somos todologos".



Quizá esto no es mi asunto y no debería estar opinando sobre esto. Voy al inicio a re-leer y tomar la parte de mi critica que me corresponde.