viernes, 16 de mayo de 2014

Editorial: Protestar sin dramas... ¿Será posible?

Yo no creo en las protestas cuando estas basan sus argumentos -si es que se les puede llamar así- en exageraciones y realidad descontextualizada... no dudo que las causas sean justas y no juzgo a quien reclama que sus derechos y garantías individuales han sido violados, pero "aderezando"  sus reclamos con medias verdades -que también son medias mentiras- no hacen otra cosa que autosabotearse.

Y no, no voy a hablar de ninguna causa en concreto... cada quien tendrá en mente alguna o algunas situaciones donde sucede lo que comento inicialmente, hay muchas... demasiadas.

Por el contrario, hay causas que siendo justas bajo cualquier escrutinio que no reciben atención ni de los medios, ni de la gente que acostumbra protestar por todo y mucho menos del ciudadano común, porque "no son noticia", "porque no nos han convocado a protestar por eso" y porque "la rutina diaria consume todo nuestro tiempo"... en ese orden.

Bajo todas estas premisas puedo asegurar que las protestas en México ya son una marca registrada para quien quiere mantenerse vigente ante la opinión pública... para bien o para mal, ya saben: "There is no such thing as bass publicity" (No existe tal cosa como la mala publicidad).

No es asunto mio si una o varias personas se auto-proclaman "libre pensadoras" y se jactan de ser "grandes intelectuales" por portar una pancarta con consignas contra el gobierno o contra una televisora, o contra "el enemigo favorito del día"... lo que si me interesa es saber todo lo que hay detrás para que esa o esas personas se sumen a otras tantas a hacer bola para que la protesta convocada por un personaje o un grupo tome importancia mediatica... si, mediatica, no se hace para ninguna otra cosa más que para que los medios lo reporten. No se puede pensar otra cosa ante lo ambiguas que son las posturas de quienes encabezan esos movimientos.

No me interesan las protestas porque no esta claro el origen de las mismas, porque lo único que esta más claro que una ventana sin vidrio es que la gran mayoría de quienes protestan no tienen idea de porque lo hacen. Yo no me trago el cuento de que "en las redes sociales esta la verdad", porque quienes más se valen de ese dicho son los primeros que manipulan la información y la utilizan para "alborotar a la bitachera" y con "alborotar a la bitcahera" me refiero a "hacer encabronar a la gente con mentiras"...

La inconformidad en el país tienen bases solidas, y ni siquiera hace falta leer las noticias... cualquiera que tenga que enfrentar el día a día donde todo sube menos los salarios tienen una base lo suficientemente solida para estar enojados con el gobierno que ante debería darnos bienestar.

Exagerar, dramatizar, sacar información de contexto y fabricar teorías de conspiración relacionando situaciones reales con situaciones imaginarias son cosa de todos los días para ese selecto grupo de personajes que son capaces de ver lo que en verdad pasa en el país y son tan generosos que comparten su visión con el resto de los mortales mexicanos.

Las mentiras son mentiras aquí y en china, pero tal parece que combatir la perversidad con mentiras es algo heroico y noble.

"Hasta inventan muertos y toda la cosa".

No hay posibilidad de debate cuando los argumentos son inventos.

Que el principal recurso de aquellos que defienden al país sean los insultos no es casualidad.

Pero miras que cosas... quienes defienden "la libertad de expresión" son los primeros que censuran a quién no piensan como ellos.

Para que las protestas sean más enardecidas hay que inyectarle su dosis de drama... igual que en las telenovelas que "tanto odian". ¿Les suena conocido?

Cuando una causa no tiene bases solidas en que sostenerse siempre andará dando tumbos por los diferentes caminos que hay... no se si sea algo MUY SIMILAR a lo que sucede actualmente... o yo que se.