viernes, 2 de mayo de 2014

Mi primera vez... en Carls Jr.

Culiacán Sinaloa a 1 de mayo de 2014.
Si en primero de mayo, pero... ¿a quién se le ocurre?... A mi.

Muchos dicen que en Culiacán nunca pasa nada, que es una ciudad aburrida que creció a lo tonto en los últimos 10 o 12 años, que es un rancho con calles pavimentadas y "dos mols" y un montón de teorías que la vox populi se a encargado de instalar en el inconsciente colectivo. 

El diablo esta en los detalles y es por eso que mi opinión va en sentido contrario, para llevar la contraria o simplemente porque YOLO.

La primera sucursal de la afamada franquicia de comida rápida con poderosas hamburguesas Carls Jr. en Culiacán se instalo en la terminal aérea local... es decir en el aeropuerto, por lo que muchos culichis acudían sin ninguna otra intención que comerse una hamburguesa al edificio donde junto aterrizan los aviones y circula gente que se va y/o llega de la ciudad. Era algo verdaderamente emocionante! y hasta aquí todo bien.

La segunda sucursal se instalo en los rumbos donde otras generaciones acudían a la pirámide de la eterna diversión...

Esa segunda sucursal se vio abarrotada desde el día previo a la inauguración, cuando se atiende a algunos invitados... nadie dejo de ir a hacer valer sus cortesías. Los días siguientes y durante semanas las fila interminable en el drive in hacía evidente que el local se encontraba "repleto", y hasta aquí todo bien.

Todo bien porque yo no había ido...

No voy a quejarme de la franquicia ni de la comida ni del servicio, al contrario, "esa hamburguesa con champiñones no tienen igual en ninguna de las otras grandes cadenas de hamburguesas"... lo anterior es solo un preámbulo para hacerla de emoción y llenar esto de palabras que para eso es por lo que me pagan.

Sabía que el lugar estaría a reventar por ser un día de asueto y por ser el día siguiente al día del niño... muchas familias no pueden festejar a sus niños el mero 30 de abril por lo que el 1 de mayo resulta ideal, además de que ya hace calor y los lugares con buen aire acondicionado tienen un poderoso magnetismo.

Sabía que iba a encontrarme con toda clase de comportamientos anti-sociales pero lo que viví me sorprendió tanto que en lugar de pasar "un mal rato" me divertí como cholo con su grabadora con pilas nuevas.

Desde afuera del local empecé a advertir las acciones de una turba de gente consumida por la impaciencia por entrar al lugar para "no encontrar mesa libre" y hacer una fila interminable para COMPRAR comida: Conductores que querían estacionarse "en la puerta a como de lugar", peatones cruzando el área de estacionamiento sin fijarse en los carros que llegan, se van y pasan. La gente común no advierte ese tipo de cosas, pero para alguien como yo que siempre se esta fijando el caos era tan notable como ridículo.

Frente a la doble puerta de acceso del lugar uno de los principios fundamentales para la conviencia humana y la física en el que creo firmemente se vio completamente rebasado... "cuando llegas a un lugar publico lo lógico es dejar salir al que sale del lugar para uno poder entrar". Procedí cortésmente a abrir la puerta para facilitar la salida de algunas personas cuando para mi sorpresa! un montón de gente queriendo entrar no dejaba salir a las personas que querían salir.

Ya adentro había una fila (cola) para ordenar que le daba vueltas al lugar, cualquier "culebrita" de una boda muy concurrida y medio ambientada moriría de envida. Como era de esperarse algunas personas pusieron en práctica avanzadas estrategias para evitar hacer fila... desde hacerse los distraidos para meterse en la fila, como irse directamente con quien ya estaba ordenando, hacer como que lo conocían y pedir el favor de que les ordenaran su comida.

El mobiliario de los establecimientos de comida rápida esta cuidadosamente diseñado para que como le dijo Fox a Fidel "comas y te vayas"... al parecer muchas en personas en Culiacán son inmunes a tal tecnología. 

Además de las sillas y sillones  fijas hay unas diminutas mesas con 4 sillas que en esta ocasión pasaron a ser "unas mesas solas por no tener sillas y otras con 10 sillas ocupadas por personas que difícilmente podían acercarse a la mesa a comer como dictan los canones de las buenas costumbres".

Curiosamente solamente vi a una familia que llego al lugar, vieron la cantidad de gente y la larga fila para ordenar y optaron por retirarse... seguramente a otro lugar donde no hubiera necesidad de hacer una larga fila y esperar para gastar su dinero. Esa familia ocupo el "slot" que yo deje libre al no hacer lo que debería haber hecho, la cadena de sucesos en el espacio y en el tiempo ha quedado comprometida... no tendremos que esperar mucho para que el mundo quede en tinieblas, tendré que hacerme responsable de mi irresponsabilidad. Hasta aquí todo bien.